lunes, 23 de septiembre de 2013

Liberando al ratón

Clase 3 - “Arte y cultura en circulación: crear y compartir en tiempos digitales”

En esta oportunidad, llegamos al interesantísimo punto de discusión acerca de las licencias, derechos de autos, copyright, copyleft, creative commons, y un amplio abanico de posturas que sostienen a una y otra mirada. 

El tema de los derechos de autor, surge como premisa de brindar sustentabilidad a los autores, y aliciente a la proliferación de la cultura: si motivo al autor mediante la proteccion de su propiedad intelectual, este se siente alentado a producir más y más obras, que favorecen a la sociedad en general, mediante el incremento de su cultura. 

Sin embargo, muchas de estas posturas han ido perdiendo actualidad y vigencia al incrementarse la circulacion de estos productos culturales en la web. Es más dificil controlar la circulación de una obra apenas esta se lanza al mar de la cultura colectiva. Muchos siguen pretendiendo atarlas al ancla del "todos los derechos reservados", con o sin suerte a la hora de controlar su circulacion y reformulación.

Sin embargo una nueva corriente surge como contrapunto a esta mirada: se trata del amplio abanico de las licencias abiertas o libres, conocidas bajo el nombre de Copyleft o Creative Commons. Estas apuntan fundamentalmente a una postura ideologica frente a la libre circulación de los productos creados, considerando al autor, pero también apostando a la construccion de un reservorio colectivo de la cultura, en donde esta se enriquece del aporte, el diálogo, la reformulación y la conjugación de miradas sobre un mismo objeto que pudo motivar al primero que le dio forma, pero que no agota en ese entonces todo su universo de significación. 

Aqui es donde las licencias CopyLeft y Creative Common entran en escena. Se trata de un

"
sistema de licencias que permiten a los autores elegir que derechos ceden y bajo cuales condiciones -sobre unas opciones dadas-, generando una licencia de valor legal para su trabajo, que como mínimo siempre permite la copia legal, y obliga a los receptores, en todos los casos, a reconocer al autor, en cualquiera de sus variantes" (definicion tomada del curso "arte y cultura en circulación")


 Estas licencias se caracterizan por un lado, por dejar los productos abiertos a la circulacion, permitiendo la copia legal, poniendo solo como condición la atribución de los mismos a su autor original. Además suman dos posibilidades sobre las cuales el nuevo debate pasa a ubicarse en muchas ocasiones: la posibilidad de generar obras derivadas (es decir, variaciones al original) y la posibilidad de generar usos comerciales (permitir a los demas lucrar o no con las obras derivadas de la misma). De las posturas tomadas en cuanto a estas alternativas, surgen las diferentes licencias que pueden emplearse para "liberar" a las obras.

En esta discusión, me quedo con dos posturas, a mi criterio muy acertadas, (que pueden ver en extenso aca) y que refieren por un lado a la postura acerca de las obras derivadas, planteando que toda obra se completa con la cooperación del receptor a la hora de interpretarla. Esta construccion colectiva desde su inicio, es un dialogo coparticipado entre autor y espectador, que lejos de ser pasivo, desde el momento en que toma una posición frente a la obra, esta completando su sentido.El permitir las derivaciones es hacer visibles esas interpretaciones, es "materializar las resonancias". 

Por otro lado, en cuanto a los usos comerciales, siempre queda el recelo y la codicia de que si alguien puede hacer dinero con mi obra, que sea yo o que no sea nadie. Debo reconocer que en algun punto el poder poner la mente en abierto, y considerarlo desde otra perspectiva no es lo mas simple para quien quiere vivir de sus producciones. Frente a esto, creo que la postura que mas me resulta factible, acorde y equilibrada, es la de mantener la obra derivada con el mismo tipo de licencia, por lo que en caso de que el uso comercial sea factible, lo será también para todos aquellos que quieran seguir reformulando la obra. La cultura se libera, de la mano de la posibilidad de generar algo con ella.  

Por todo esto, y de manera simbólica, libero mi obra a continuación. Por una cultura más libre, más abierta, más rica y más productiva para todos. La cultura se construye en el diálogo, no monopolicemos la palabra.
 


 Licencia Creative Commons





2 comentarios:

  1. La licencia elegida es coherente con tu intención como autora, así que el argumento es correcto. Quizás problematizaría el concepto de interpertación como "obra derivada", en el que estoy de acuerdo desde lo filosófico, pero que en términos legales de las licencias no sería adecuado. La obra derivada siempre es otra obra.

    También, aprovecho para aclarar que no todas las licencias CC son copyleft. De hecho, solamente lo es la CC-BY-SA, o sea, la que usaste, porque es la única que libera la obra con un sentido viral, obligando a que el copyleft se mantenga y se contagie y en ese sentido es que inivierte y subvierte el concepto de copyright.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Excelente y clarisimo! Muchas gracias Mariana!!!

      Eliminar